La configuración de lo que vemos y oímos

«Reseña»

El texto presenta un análisis sobre las conductas y principios éticos que son aprehendidos por los estudiantes de un plantel educativo, siendo ello el resultado de un análisis reflexivo que ilustra a docentes, padres de familia y adultos, respecto de los desafíos que deben enfrentar para emprender una educación y formación de valores en la nueva década y presente siglo. 

 

La configuración de lo que vemos y oímos, describe la importancia de la ética como elemento sustancial en el proceso de formación de la persona a temprana edad. La narrativa del autor, contextualiza el estado situacional de un entorno exterior que permea de manera persuasiva los gustos y conductas de los estudiantes, lo que crea un factor incidente o determinante sobre la personalidad del individuo. Tal aspecto, infiere la necesidad de observar y aplicar una educación integral, transversal, basada en competencias y articulada de tal manera que posibilite un trabajo formativo y colaborativo. Es decir, donde la responsabilidad de la formación integral del estudiante en Colombia, debe ser compartida entre padres de familia, Estado e instituciones educativas.

 

EL libro “La configuración de lo que vemos y oímos” escrito por Henry Sarabia Angarita, colombiano Licenciado Pedagogo y Magister en educación, es crítico en temas de enseñanza, pedagogía y valores humanos. En su primera edición 2020 el texto, describe la manera como distintos elementos determinan y configuran las conductas de los niños, niñas, jóvenes y adolescentes en nuestra sociedad. Aspectos de los cuales el ser humano, en su proceso de formación a temprana edad aprehende, adopta consciente e inconscientemente, a través de sus sentidos y conforme su ámbito social, cultural, económico y tecnológico con influencia social.

 

Esta publicación, conformada por 138 páginas, lleva al lector a explorar un contexto social relevante cuya base es el comportamiento ético, su concepto y aplicabilidad en la educación actual. En ello la perspectiva del autor insta a una observación reflexiva del maestro y padre de familia en el entorno educativo, dado el panorama de convivencia de los estudiantes en sus planteles educativos, así como de la incidencia ética del contexto social y político que enfrenta el país, del cual crea un referente para que muchos jóvenes justifiquen conductas disruptivas en su actuar social.

 

La actual crisis de valores en una parte de la sociedad, incide en la formación de otros, y esto representa un reto cuando de construir sociedades sostenibles y éticas se refiere. En ello, Sarabia Angarita infiere que toda información que se configure en el cerebro bajo un determinado proceso de aprendizaje (receptivo, repetitivo, significativo) instruye, forma y configura un determinado patrón que se visibiliza en las conductas sociales, y esto es muy importante cuando de convivencia se refiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.